Endodoncia 1

Endodoncia

Este tratamiento se conoce vulgarmente como “matar el nervio”. Consiste en la extirpación del paquete vásculo-nervioso que se encuentra en el interior del diente y es el causante del dolor dentario.

El tratamiento de endodoncia se lleva a cabo cuando la pulpa del diente se infecta, de este modo se evitará que la infección pase a otros tejidos y se evitará la pérdida del diente afectado. Este daño a la pulpa se puede producir por caries dentales no tratadas o por accidentes que afecten a los dientes.

Si el dentista no realiza el tratamiento de endodoncia a tiempo cuando un paciente se puede producir un absceso que provoca que la infección pase a los tejidos circundantes.

Cuando esta infección se expande dentro del hueso, se produce una inflamación que provoca una sensación de movilidad del diente y dolor. El paciente también puede presentar ganglios inflamados y hasta fiebre.

Por medio de unos instrumentos especiales se limpia el interior del diente dejándolo libre de infección. Cada diente tiene en su interior una red de vasos que se distribuyen dentro del diente formando una red de conductos. La endodoncia pretende limpiar cada conducto y dejar el diente apto para su posterior restauración.

Un diente endodonciado sufre un debilitamiento que a medio o largo plazo puede inducir una fractura del diente. Por eso, es recomendable colocar una corona de porcelana para fortalecer estos dientes y mantener su integridad a largo plazo.